Apenas dos semanas después del 25 de Mayo de 2018, fecha en la que el Reglamento General de Protección de Datos se hiciera totalmente aplicable, realizamos un análisis del RGPD en sus primeros días de aplicación oficial.

Análisis del RGPD, ¿qué ha cambiado en estos días?

 

Seguramente tú también has sido una de tantas personas que ha recibido un sinfín de correos electrónicos de diferentes entidades informando acerca de su política de privacidad de datos. Este es el hecho donde más nos hemos podido percatar de la inminente puesta en marcha del RGPD. Y es que, a muchos negocios le ha pillado completamente por sorpresa, viéndose obligados a adaptarse rápidamente al nuevo reglamento e informando a sus bases de datos de clientes sobre el tratamiento de datos de estos por parte de la empresa.

Realmente, y para ser justos, debemos informar que el RGPD se trata de una legislación aprobada en 2016, pero prácticamente a todas las empresas le ha pillado el toro por igual, haciendo los deberes los días previos a su puesta en marcha oficial. Lo cierto es que se prevé que más de la mitad de las empresas españolas aún no están adaptadas al nuevo reglamento, aumentando esta cifra a un 85% las empresas que no están adaptadas al RGPD a nivel europeo.

 

Análisis del RGPD: ¿falta de tiempo o falta de conocimiento?

 

La verdad es que adaptarse a la RGPD no es cuestión de enviar un solo email informando sobre la política de privacidad. En algunos casos puede llevar hasta meses en función de la complejidad del negocio y del tratamiento de los datos de los clientes. A este hecho hay que sumarle la falta de conocimiento total por parte de muchas empresas, que se han visto desbordadas, y al mismo tiempo cansadas, por la gran carga que puede suponer cumplir con todas las nuevas leyes. Pero el miedo a las posibles sanciones económicas hace que estos últimos días se hayan convertido en una carrera a contrarreloj.

De hecho, se han producido casos de empresas donde, bajo falta de conocimiento o mal asesoramiento, han vuelto a solicitar el consentimiento para el envío de newsletters y el tratamiento de la información de sus clientes, cuando ya contaban con él. Esto ha provocado que muchas empresas dejen de contar con el consentimiento de clientes con el que previamente contaban porque esta vez no han renovado su consentimiento, no incorporándose a las nuevas bases de datos de clientes que estas empresas han comenzado a construir desde cero, con todas las repercusiones negativas que este hecho puede tener de cara al envío de informaciones de una empresa a sus clientes al disminuir cuantitativamente sus BBDD.

 

Lo que a priori podemos analizar del RGPD en estos primeros días de aplicación oficial es una sensación de inseguridad jurídica por parte de muchas empresas que no saben muy bien qué medidas tomar para adaptarse completamente al nuevo reglamente, evitando así posibles sanciones y sobre todo ofrecer un servicio 100% de calidad y seguridad para sus clientes.

Cuestiones como la designación del delegado de protección de datos, el tratamiento de los datos de las BBDD o la adaptación de páginas webs son cuestiones que atendemos de forma diaria desde AKELA. En cualquier caso, el RGPD exige que todas las corporaciones sean conscientes de los nuevos retos planteados, analizando sus riesgos y tomando las medidas pertinentes. Por todos estos motivos, no dudes en contactar con nosotros. Desde Akela asesoramos a empresas en materias relacionadas con las nuevas tecnologías y apoyamos a emprendedores en la creación de sus nuevos negocios digitales.