Cuando hablamos del fenómeno Big Data nos referimos a la gestión y al tratamiento de grandes cantidades de datos personales. Sin embargo, aunque pueden brindar grandes ventajas y beneficios para las empresas, también pueden causar riesgos en la materia de privacidad de los usuarios. Para evitar esto último, las entidades deberán cumplir con la conservación de datos y almacenamiento de los mismos, para que los usuarios no vean sus datos personales comprometidos.

Con el nuevo RGPD que será totalmente aplicable el próximo 25 de mayo de 2018, la privacidad del usuario cobra más importancia que nunca, por lo que muchas empresas, entidades u organizaciones podrían verse en serios problemas si no cumplen con la nueva normativa.

¿Cómo afecta el nuevo RGPD al Big Data?

El Big Data no consiste únicamente en recopilar grandes cantidades de datos de los usuarios. Este no es el problema. El problema está en recopilar datos que no vamos a necesitar. Esto último está prohibido.

El hecho de que las empresas empleen técnicas de Big Data no quiere decir que haya que recopilar datos de muchos usuarios, sino todo lo contrario, pues el principio de calidad de los datos prohibe tratar datos de los usuarios que no se van a necesitar.

La calidad de los datos en Big Data debe estar contemplada desde el inicio para evitar futuros problemas en la organización. No se podrán realizar tratamientos incompatibles con la finalidad del motivo de la recogida de datos. Por esto mismo, el RGPD exige que todo tratamiento de datos personales recogido para Big Data debe limitarse a lo necesario en base a la finalidad que se pretende llevar a cabo. No se deberán ejecutar finalidades tachadas de incompatibles o que no tengan que ver con el motivo de su recogida.

Limitaciones del Big Data con el nueva RGPD

Debido al nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos, las empresas se enfrentarán a limitaciones a la hora de adquirir datos de los usuarios, especialmente, datos que no necesitan. Por tanto, en el RGPD se estarán abordando aspectos que deberán cumplir las empresas u organizaciones que ejecuten cualquier tipo de proyecto de Big Data. El objetivo es mantener la privacidad e integridad de los datos de los usuarios que no sean necesarios para el proyecto en cuestión que se pretende abordar.

La Ley ahora prohibe tratar datos que no se van a necesitar

Siempre que las empresas lleven a cabo un proyecto de Big Data, deberán mostrar de forma clara qué datos del usuario necesitan. De esta forma, y siempre que no traten datos que no van a necesitar, estarán cumpliendo con el RGPD.

Esperamos haber resuelto todas tus dudas en torno a la recogida de datos mediante técnicas de Big Data. Recuerda que, de alguna manera, el Big Data consiste en recopilar muchos datos, pero no cuantos más mejor, ya que se debe tener mucho cuidado con recoger datos no necesarios para la finalidad del proyecto.

No dudes en contactar con Akela Asesores si tienes dudas sobre cómo afecta la nueva RGPD a la recogida de datos por parte de empresas para el Big Data.