En un mundo globalizado, es más que evidente la necesidad de incorporar planes preventivos de ciberseguridad en todo tipo de empresas, con el objetivo de proteger y prevenir posibles ataques. Precisamente, el uso masivo de Internet, ha provocado que las organizaciones sean muy vulnerables a los ciberataques que buscan abrir brechas de seguridad en los sistemas informáticos de las empresas.

Por suerte, la concienciación sobre la seguridad en este ámbito es creciente, especialmente desde la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), donde, ahora más que nunca, es necesario proteger todo tipo de información sensible de la compañía.

Por ello, hemos decidido recopilar en este artículo una serie de consejos básicos de ciberseguridad para empresas.  Evidentemente, mientras más barreras pongamos, más protegidos estaremos. Pero puedes comenzar repasando estas 6 consideraciones clave.

 

 

6 consejos de ciberseguridad que podrán ayudarte a mantener tu negocio protegido

 

1.      Uso de contraseñas avanzadas.

Se trata de complicárselo un poco a los hackers. Y para ello, nada mejor que huir del típico “123456” o “pasword”. Todas las organizaciones de ciberseguridad recomiendan buscar contraseñas que sean difíciles de adivinar por bots y por personas cercanas. Por lo que es muy importante no crear contraseñas que tengan información personal o sean patrones numéricos o alfabéticos.

 

2.      Uso de varios métodos de autenticación

Si al punto anterior le añadimos un segundo paso de cara a la autentificación, estaremos blindando más nuestros datos. Este método solemos verlo en algunas redes sociales, servicios de correo electrónico o aplicaciones de marketing o gestión de tareas. El más común es mandar una clave al teléfono móvil cada vez que se inicia sesión tras haber incluido la contraseña.

 

3.      No realizar descargas o instalaciones de dudosa procedencia.

Suele ser uno de los principales errores y, por tanto, uno de los caminos más fáciles para los ciberdelincuentes. Para evitar los malware, los antivirus son una de las mejores opciones, pero sobre todo hay que tener mucho cuidado a la hora de navegar por páginas sin certificado de seguridad y al descargarse archivos de fuentes que no son fiables o no se conocen. Y respecto a los correos, siempre que dudemos de su origen, no descargar los posibles elementos adjuntos. Estas pautas suelen estar recogidas en todo tipo de códigos de comportamiento de empresas.

 

4.     Realiza backups de manera periódica

Para asegurar que los datos importantes están seguros, nada como realizar copias de seguridad. Este punto es de vital importancia en caso de perder información debido a un ataque. La periodicidad con los que realizarlos dependerá de la cantidad de datos almacenados. Guarda las copias de seguridad en diferentes ubicaciones para mayor fiabilidad. A continuación, compartimos un vídeo de INCIBE indicando cómo realizar las copias de seguridad en Windows 10.

 

5.     Realiza un estudio de riesgos

Nada como anticiparte a un posible ataque. En ese sentido, ¿sabrías detectar posibles fisuras de seguridad en tu empresa? Se de realizar un listado de los puntos débiles y trabajar para solucionarlos.  En este estudio, se debería observar:

  • Control de dispositivos por los que se está accediendo a los datos. Especialmente ahora, cuando el teletrabajo ha venido para quedarse, aumentando los riesgos para la empresa. Por lo que, dichos dispositivos, deben contar con los sistemas de protección idóneos para que el trabajador pueda desempeñar sus funciones sin problemas.

  • Localiza en todo momento quién almacena los datos de tu empresa, y dónde se custodias dichos datos. Lo esencial es que audites los datos que posees y que identifiques cuáles de ellos son públicos y no necesitan tener protección, cuáles tienen algo de importancia y habría que asignarles algún tipo de seguridad y cuáles son realmente importantes y deben tener una seguridad estricta.

  • Registra los accesos a los datos a través de una lista para saber quién puede acceder a determinados datos, establece accesos limitados, contraseñas seguras y procedimientos claros, para que todos los trabajadores sepan cómo actuar en caso de fallos en los sistemas de seguridad.

 

6.  La formación a los empleados, la clave.

Y es que, de nada serviría todo lo anterior si no hay instaurada una cultura de ciberseguridad. Los empleados deben conocer los protocolos de actuación, manejando nociones básicas de seguridad, garantizando así la seguridad de la empresa.

 

¿Te ha parecido interesante nuestro artículo? ¿Te gustaría recibir más información al respecto? En AKELA contamos con un equipo de expertos en protección de datos. Si quieres contar con todas las garantías y cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos, no dudes en contactar con nosotros.

Comparte este post en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin