La tecnología avanza a pasos gigantescos y el desarrollo de los drones son un gran ejemplo de ello. Los drones, o UAV según sus siglas en inglés (vehículos aéreos no tripulados) han encontrado su utilidad en sectores tan variados como el militar, fotografía, vigilancia aérea, transporte, ocio… Todo ello nos hace pensar que detrás de su uso hay una normativa de drones específica para utilizarlos correctamente.

Normativa de drones: diferencia entre uso comercial y uso no comercial

Uso no comercial:

Son muchos los que durante los últimos años han adquirido un drone como hobby. Si usamos nuestro drone exclusivamente para divertirnos, la normativa de drones que debemos tener en cuenta es la siguiente:

  • “¿Debo tener permiso para conducir drones?” En este caso, no se necesita la habilitación de AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea), por lo que no tendrás que ser “piloto” de drones, aunque sí se requiere saber usarlo con seguridad. Además, se debe cumplir con una normativa de drones específica que citaremos a continuación.
  • Si por falta de seguridad o por cualquier otra incidencia el drone provocara algún daño, será siempre responsabilidad de quien lo maneja.
  • El drone no podrá superar una altura de 120 metros, y deberá estar siempre a la vista de quien lo maneja.
  • En cuanto a zonas donde poder utilizarlo, no vale cualquier zona. Para este uso tendrán que ser zonas adecuadas (despobladas, zonas de vuelo de aeromodelismo, etc.), estando prohibidas las zonas urbanas, los parques, playas, procesiones, manifestaciones y cualquier otra zona donde exista aglomeración de personas. Tampoco se puede volar cerca de aeropuertos o zonas donde se realicen vuelos de otras características como paracaidismo, aeródromos, zonas de parapente…).
  • El uso del drone como hobby también está limitado por la noche, por lo que siempre deberán usarse con la luz del día.
  • Por último, y resumiendo, una de las premisas principales es no poner en peligro a terceros.

 

Uso comercial:

El uso comercial de un drone hace referencia a aquella actividad definida como profesional o comercial. En este caso, y a diferencia del anterior, sí se deberá obtener un permiso previo de piloto, acreditado por una escuela oficial tras haber realizado un curso certificado por AESA.

  • La normativa de drones ha ampliado recientemente los escenarios disponibles. Por lo que, con previa licencia de piloto y con ciertas condiciones que detallaremos a continuación, los drones con uso profesional y/o comercial podrán utilizarse en ciudades. Para ello, como comentamos, será imprescindible contar con la aprobación en materia de seguridad de AESA. Por lo que el uso de drones se extenderá, aplicándose en un mayor número de servicios.
  • Con el nuevo reglamento estarán permitidos los vuelos nocturnos, los vuelos en espacios aéreos o actividades tan diferentes como la limpieza de edificios y zonas altas o la vigilancia (no olvidemos que los drones usan cámaras HD), siempre que se acredite ante AESA un estudio de seguridad. Este uso podrá realizarse tan entornos de edificios y zonas al aire libre.

Si además de ponerte al corriente sobre la normativa de drones necesitas ampliar aspectos sobre privacidad y protección de datos no dudes en contactar con AKELA. Estaremos encantados de poder ayudarte.