Desde los inicios de Internet, han aparecido varias funciones que hacen la experiencia de los usuarios mucho más fácil y beneficiosa. Una de ellas es la posibilidad de almacenar tus datos fuera de tus propios dispositivos electrónicos, es decir, de manera online y sin ocupar ningún espacio físico. En este artículo te explicamos cómo funciona la política de privacidad en la nube y qué puedes hacer tú para que tus archivos estén lo más protegidos posibles.

 

Política de privacidad en la nube

Como es probable que sepas, almacenar tus datos de forma online puede conllevar ciertos riesgos. Es esencial que seas consciente de que, en el momento que guardas tus archivos en la nube, lo estás haciendo en el servidor de un tercero y que, por lo tanto, hay otras entidades que tienen la posibilidad de acceder a estos archivos. Existen diferentes plataformas en las que podemos llevar a cabo este almacenaje, siendo las más conocidas Dropbox, Google Drive y iCloud (esta última solo disponible para Apple).

 

Antes de escoger cuál será tu proveedor de servicios de almacenamiento en la nube, es imprescindible que tengas en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Existen tanto plataformas de pago como gratuitas, así que puedes escoger la que más te convenga dependiendo de la calidad y de la cantidad de archivos que quieras almacenar.
  • Es importante saber si se trata de la misma empresa o si ésta proporciona el servicio de un tercero.
  • Conocer cuál es el país de origen de dicha empresa. Se recomienda que esté ubicada en la Unión Europea para garantizar nuestra privacidad y seguridad.
  • Confirmar que dicha plataforma nos permite hacer un borrado completo de los archivos que hayamos subido previamente.

 

¿Qué puedes hacer tú para proteger tu información antes de subirla?

Asimismo, queremos ofrecerte algunos consejos para que tu práctica en estas plataformas sea lo más segura posible, especialmente cuando se trata de documentación de carácter empresarial y, por lo tanto, sensible:

  • Elije una contraseña complicada y cámbiala con cierta frecuencia. Lo ideal es programar un recordatorio para cambiar la contraseña al menos un par de veces al año.
  • Cierra sesión cada vez que salgas de la plataforma.
  • Si la información que deseas subir es muy sensible, no la subas. Haz un análisis consciente previo del archivo.
  • Infórmate de manera correcta sobre cómo funcionan las opciones de compartimiento y visibilidad de dicha plataforma para no cometer errores.
  • Si continúas queriendo subir contenido sensible, asegúrate de utilizar herramientas de cifrado para que el acceso sea aún más complicado.
  • Utiliza la opción de verificación de dos pasos para acceder a la plataforma.
  • Reafirma la seguridad de tu ordenador con un antivirus potente.

 

Ahora ya sabes cómo funciona la política de privacidad en la nube y qué puedes hacer tú para proteger tus datos antes de añadirlos a estas plataformas. Recuerda estudiar bien antes la política de privacidad en la nube que te ofrece cada plataforma y de subir los diferentes archivos de manera prudente.

¿Tienes alguna pregunta en cuanto a la política de privacidad en la nube? Si después de leer este artículo, continúas teniendo dudas sobre este tema, en AKELA estamos especializados en negocios digitales y en ciberderecho, por lo que estaremos encantamos de ayudarte. No dudes en contactar con nosotros a través de este formulario.