Propiedad Industrial

 La Propiedad Industrial hace que se obtengan unos derechos de exclusividad sobre determinadas creaciones inmateriales, que se protegen como derechos de propiedad. Las personas llevan a cabo este procedimiento para proteger una idea y decidir sobre ella, sin que un tercero pueda aprovecharse de ella.

 

En España hay varios tipos de derechos de Propiedad Industrial

 

  • Diseños industriales: se protegen la apariencia externa de los productos.
  • Marcas y Nombres Comerciales (Signos Distintivos): se protegen combinaciones gráficas que ayudan a distinguir en el mercado unos productos o servicios de otros similares.
  • Patentes y modelos de utilidad: protegen invenciones de productos y procedimientos susceptibles de reproducción con fines industriales.
  • Topografías de semiconductores: protegen el esquema de trazado de las capas y otros elementos que componen un circuito integrado. Todo lo que viene a ser su “topografía”.

Los derechos se rigen por medio de una legislación aplicable

  • Patentes y Modelos: Ley 24/2015 de 24 de julio, de Patentes
  • Signos Distintivos: Ley 17/2001 de 7 de diciembre de Marcas
  • Diseños Industriales: Ley 20/2003, de 7 de julio, de Protección Jurídica del Diseño Industrial
  • Topografías de semiconductores: Ley 11/1988, de 3 de mayo de Protección Jurídica de las Topografías de los Productos Semiconductores

¿Cómo se otorgan los derechos de Propiedad industrial?

Se otorgan mediante un procedimiento llevado a cabo por la Oficina Española de Patentes y Marcas. La protección se extiende a todo el territorio nacional. Y son estos derechos de Propiedad Industrial los que permiten decidir quién puede usarlos y cómo. Por eso muchas personas deciden proteger sus grandes ideas, antes de que otros se aprovechen de ellas.

¿Por qué se deben proteger las marcas?

Proteger tu marca es fundamental, porque te permite diferenciar tus productos de los de tus competidores. Muchas personas no son conscientes de lo importante que es llevarlo a cabo a través del registro. En el momento en el que registras una marca, la empresa obtiene el derecho exclusivo a impedir que terceros comercialicen productos idénticos o similares con la misma marca u otra similar que pueda crear confusión.

En el caso de no registrar la marca, otros competidores podrían utilizar la misma marca u otra similar, para confundir a los clientes, y de paso, comercializar productos idénticos o muy parecidos. Estarían en su derecho (no ético ni moral) pero sí legal, porque la empresa “original” no ha protegido su marca en el registro.

Hoy en día, que la presencia en Internet cada vez está más en aumento, es importante no solo registrar tu marca sino también los principales nombres de dominio asociados a ella. Así como redes sociales. Para asegurarte de que ningún competidor “te roba las ideas”.

¿Por qué se deben proteger los diseños industriales?

Un buen diseño industrial añade un valor extra al producto. Incluso puede convertirse en el principal motivo de compra del producto. Por lo tanto, es fundamental proteger los diseños. En el momento de registrarlo en la oficina de propiedad industrial (PI), el titular obtiene unos derechos exclusivos de impedir su reproducción o imitación no autorizada por terceros. Esta es la principal razón por la que cada vez más usuarios protegen todo lo que construyen.

Razones para proteger tus diseños industriales

  • Evitarás que te copien.
  • Evitarás que piensen que estás copiando.
  • Te adelantarás a la competencia.
  • Cuestión de prestigio.

Es un paso más hacia el éxito.