Los avances en las tecnologías de la información hacen que cada vez cedamos más y más información personal de forma online. Precisamente el exceso de información ha llevado a muchos a plantearse la posibilidad de borrar los datos personales almacenados en Internet. Pero, ¿Se puede realmente borrar la información que circula sobre nosotros en Internet? En este post te hablamos sobre ello y qué es el derecho al olvido.

¿Qué es el derecho al olvido?

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se vio obligado a satisfacer la demanda de miles y miles de usuarios que demandaban una legislación que los ampararan en cuanto al tratamiento de la información personal y la posibilidad de eliminar cualquier rastro digital. ¿Te has planteado alguna vez “desaparecer” de Internet? Este planteamiento es el que ampara la sentencia de 2014 del TJUE sobre el Derecho al Olvido, por el que cualquier persona tiene el derecho a solicitar, bajo ciertas condiciones, que todos aquellos enlaces que contengan información personal no sean indexados por los motores de búsqueda.

Estas condiciones hacen referencia a que el demandante puede solicitar la no difusión de contenido referente a su persona cuando esta información no tenga relevancia ni interés público y no cumpla los requisitos de adecuación y pertinencia previstos en dicha normativa. El objetivo es limitar la difusión indiscriminada de información y datos personales en los buscadores.

 

Qué es el derecho al olvido: los motores de búsqueda

Principalmente, hay que comprender que ejercer el derecho al olvido frente a un buscador no hará que la información de la persona interesada desaparezca por completo de Internet. Por lo tanto, ejercer este derecho solo implicará los derechos de cancelación y oposición frente a los citados buscadores. Esto quiere decir que al escribir el nombre del interesado, los motores de búsqueda no indexaran las páginas webs que contengan el nombre escrito, aunque la información seguirá apareciendo en las páginas webs, por lo que si realizamos la búsqueda con cualquier otra palabra, la fuente sí podría aparecer indexada en los resultados de búsqueda de Google, Bing o de cualquier otro buscador.

 

Ya hemos visto qué es el derecho al olvido, pero ¿cómo puedes ejercerlo?

En este caso se aconseja contactar directamente con el buscador en cuestión. El más usado en España es Google, seguido de Bing, Yahoo… Cada uno de estos buscadores tienen sus propios formularios para solicitar este tipo de demandas. Aunque cada uno se reserva el derecho de responder y de hacerlo favorablemente o no.

En caso de haberse dirigido en primera estancia al buscador para ejercer el derecho al olvido y que la resolución por parte del buscador sea negativa, el usuario podrá solicitar a la Agencia Española de Protección de Datos que tutele su derecho frente al buscador. Así mismo, la AEPD determinará si lo estima o no.

Hemos de ser conscientes que la decisión final debe atender a un equilibro entre aquello que afecta verdaderamente a la protección de los datos personales de un usuario en Internet y aquella información necesaria de ser conocida por el público, atendiendo a los principios de libertad de expresión e información. Por lo que cada caso tendrá sus particularidades y por ende su resolución.

¿Te habías preguntado anteriormente qué es el derecho al olvido? ¿Te has planteado alguna vez ponerlo en práctica? No dudes en contactar con Akela. Estaremos encantados de poder asesorarte en esta temática o en cualquier otra que necesites.

 

También te puede interesar: