¿Te has preguntado alguna vez cómo funciona la contratación electrónica? En este artículo te mostraremos qué es la contratación electrónica, cómo funciona, en qué situación nos encontramos con ella y cuál es la información necesaria para formalizar y perfeccionar un contrato de este tipo.

 

Qué es la contratación electrónica y cómo funciona:

 

La forma de vida de los seres humanos cambió radicalmente con la aparición de los ordenadores y de Internet. De esto no nos cabe ninguna duda. De hecho, tanto el ordenador como el móvil o cualquier dispositivo con conexión a Internet son motores claves de la digitalización. En esta era totalmente digitalizada,y en la que las empresas deben adaptarse para poder ser competitivas, cualquier intercambio electrónico necesita estar regulado para que tenga la misma validez que un contrato en soporte papel.

La Ley 34\2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, o la también conocida como LSSI, define la contratación electrónica como “todo contrato en el que, al menos, la aceptación se transmite por medio de equipos electrónicos de tratamiento y almacenamiento de datos, conectados a una red de telecomunicaciones”. La LSSI es también la responsable de reforzar y validar la eficacia de este tipo de contratos como prueba ante los Tribunales.

 

¿En qué situaciones podemos encontrarnos con una contratación electrónica?

Día a día podemos encontrar casos que son más obvios y otros que no tanto. Por ejemplo, cuando realizamos una reserva en un hotel, hacemos una compra online, o aceptamos o enviamos una colaboración de servicios, en ese momento está sucediendo una contratación electrónica. Algunos casos menos obvios para los usuarios serían, por ejemplo, cuando aceptamos las cookies o las condiciones de uso de una web. Como vemos, estamos rodeados de convenios de los que, si bien no nos damos ni cuenta, es imprescindible que estén regulados para asegurar una correcta ejecución del intercambio.

 

¿Cuáles son las obligaciones al realizar un contrato electrónico?

Para formalizar una contratación electrónica es necesario presentar la siguiente información:

 

Información previa a la contratación:

  • Cuáles son los trámites que se deben realizar para validar el contrato.
  • Si el documento electrónico que formaliza el contrato va a ser archivado y si la persona que adquiere el producto/servicio va a poder acceder a él.
  • De qué manera podrá el destinatario identificar y corregir errores en la introducción de datos para la contratación.
  • La lengua o lenguas en las que se formalizará.

 

Información posterior a la contratación

  • La confirmación de que el contrato se ha aceptado y que, por lo tanto, ha sido perfeccionado.

 

Ahora ya sabes qué es la contratación electrónica, algunos ejemplos de esta y qué tipo de información es obligatoria para formalizar y perfeccionar un contrato de esta clase. Recuerda que, para tu propia seguridad y para la de tus clientes y/o compradores, es necesario que tengas en cuenta la legalidad de los intercambios que establezcáis. ¿Tienes alguna duda en cuanto a la contratación electrónica? Si este artículo no ha sido suficiente y deseas saber más, te recordamos que puedes contar con todo el equipo de profesionales de AKELA, especializados en negocios digitales y ciberderecho. No dudes en contactar con nosotros a través de este formulario.