A menos de un mes y medio para la entrada en vigor del Nuevo Régimen General de Protección de Datos, con fecha prevista el 25 de mayo de 2018, todo apunta a que no existirá un texto nacional que ampare dicho reglamento desde el mismo día de su entrada en vigor, por lo que podríamos estar hablando de un retraso de la nueva LOPD.

¿Por qué podría haber un retraso de la nueva LOPD?

El RGPD es una norma de carácter europeo y, a raíz de la misma, todos los Estados Miembros realizan sus propias leyes nacionales para desarrollar la materia. De por sí, no sería necesario, ya que dicho reglamento es aplicable a todos los Estados Miembros. Pero cada país puede ampliar aspectos del mismo, matizando y adaptando algunos temas.

El problema que se está percibiendo es el siguiente. Un posible retraso de la nueva LOPD en España sería más que factible, ya que a día de hoy no existe ninguna Ley de carácter nacional que ampare la entrada en vigor el próximo 25 de mayo del RGPD.

Desde el pasado mes de febrero se han puesto en marcha desde el Ministerio de Justicia los trámites parlamentarios para aprobar el Proyecto de Ley Orgánica de Protección de datos. Es cierto que a través de organismos oficiales, como la Agencia Española de Protección de Datos, se ha facilitado el trabajo indicando a través de hojas de rutas cómo deben adaptarse tanto las administraciones públicas como las empresas privadas a este nuevo reglamento. Pero sigue sin existir una aplicación nacional directa sobre el RGPD. Y es que España, a diferencia de otros países como Alemania o Italia que ya han adaptado sus antiguas leyes de protección de datos al nuevo reglamento, sufre de cierto retraso respecto a sus leyes en dicha materia, dificultando la adaptación a nuevo RGPD.

 

Lo primordial es aportar seguridad a nuestros clientes y asegurarles que el tratamiento de su información se realice conforme a la ley y sin vulnerar sus derechos.

 

Este posible retraso de la nueva LOPD en España podría venir propiciado por el siguiente hecho. Desde el noviembre de 2017, el Consejo de Ministros aprobó el primer Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos. La principal finalidad de este Anteproyecto era adaptar la LOPD al nuevo Reglamento. Tras el Dictamen del Consejo de Estado, pasó a ser el Proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter personal. Hasta el mes de febrero, no tuvo lugar la primera sesión parlamentaria que tratara abiertamente el tema. Grupos parlamentarios como el PDeCAT y el EAJ-PNV pusieron en entredicho el respeto de competencias por parte de la nueva ley. A ello, hay que sumar las críticas por parte del resto de grupos parlamentarios hacia el gobierno, por el retraso en cuanto a los plazos. El resultado de esta sesión fue el rechazo de la enmienda por la mayoría de los parlamentarios. Por lo tanto, y a día de hoy, nos encontramos en un proceso parlamentario que trata de modificar la Ley Orgánica de Protección de Datos, un proceso lento y cargado de incertidumbre que hace sospechar que no habrá una Proposición aprobada para el próximo 25 de mayo.

 

Consecuencias de un posible retraso de la nueva LOPD

Podemos avanzar que no existirá vacío legal a priori, pero sí mucha inseguridad, especialmente por parte de empresarios que no sabrán bien si están cumpliendo con el nuevo Régimen o infringiendo algún aspecto relevante de la nueva normativa. En lo que sí podemos coincidir la mayoría de los expertos en la materia es que no debe existir un miedo generalizado por las posibles sanciones que puedan o no llegar. Lo importante es trabajar en todos aquellos aspectos que no vulneren los derechos de los clientes.

En este sentido, desde Akela podemos ayudarte a adaptar tu negocio al nuevo escenario que plantea el RGPD porque, más allá que el miedo a posibles sanciones, lo primordial es aportar seguridad a nuestros clientes y asegurarles que el tratamiento de su información se realice conforme a la ley y sin vulnerar sus derechos. No dudes en contactar con nosotros para pedir asesoramiento sobre el nuevo RGPD.

¿Quieres saber más al respecto? Te recomendamos nuestro post sobre las diferencias entre el RGPD y la LOPD.