Hoy en día, realizar campañas de marketing es una excelente opción para atraer al público objetivo. Pero ¿dónde está el límite entre el SPAM y las campañas de mailing? ¿Qué dice la normativa al respecto? ¿Qué riesgos supone? Cuando hablamos en publicidad, nos enfrentamos a dos normativas que debemos de tener muy en cuenta para luego no llevarlos un susto: LOPD y LSSI. Estas normativas existen para regular el uso que se hace de las campañas de mailing.

E-mail marketing cumpliendo la Ley

En este artículo, vamos a centrarnos en la LSSI para que puedas hacer e-mail marketing cumpliendo la Ley.

En el momento en el que enviamos publicidad a través de comunicaciones electrónicas como email o SMS, juega un factor clave: la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.

¿Qué dice LSSI sobre las campañas de mailing?

¿Qué dice esta ley? Se prohibe el envío de mensajes comerciales sin el consentimiento del interesado. ¿Qué quiere decir esto a efectos prácticos? Que está estrechamente prohibido enviar mensajes comerciales (de campañas de mailing) a usuarios que no hayan dado su consentimiento.

Más concretamente, en el Artículo 21.1 de la Ley 32/2003 se cita: “queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas”.

Esto quiere decir que, sin el consentimiento de los destinatarios, no vas a poder enviarles mensajes comerciales. Para hacerlo, tendrás que ganarte su consentimiento. ¿Cómo hacerlo? Muchas páginas utilizan el típico mensaje de “¿quieres recibir noticias, promociones, ofertas…”. Es un mensaje de marketing para que la persona dé su consentimiento (luego se podrá dar de baja en cualquier momento – de hecho es obligatorio facilitarle dicha opción para que se dé de baja).

No obstante, respecto al artículo mencionado anteriormente existe una excepción que indica que si existe una relación contractual previa y se han recogido los datos de forma lícita, podrá enviarle por tanto comunicaciones comerciales referente a lo que ha contratado… Un momento, ¿esto qué quiere decir? Que si he obtenido los datos de un cliente al venderle, por ejemplo, un billete de avión, ¡podré enviarle publicidad relacionada con su viaje! Seguro que ahora que conoces este dato lo ves un poco más claro, pero te recomendamos que siempre tengas cuidado, sobre todo con los nuevos clientes.

Hacer SPAM no es sinónimo de informar al usuario

Muchos usuarios que llevan a cabo las campañas de mailing confunden hacer marketing con enviar SPAM. Porque este término se corresponde con la comunicación no solicitada que se envía a través de un medio electrónico. Pero no el hecho de enviarlo una vez, sino como señala la Agencia Española de Protección de Datos, enviar por ejemplo el mismo mensaje a más de 3 destinatarios o más de 3 mensajes al mismo destinatario (durante 1 año). Aquí están los límites.

Todo campaña de mailing que en vez de informar esté “acosando” o molestando al usuario, se considerará SPAM, ya que hay que distinguir entre correo útil e informativo, y correo insistente sobre un tema.

Existen sanciones de hasta 40.000 €

El incumplimiento de la normativa LSSI podría dar lugar a sanciones de hasta 40.000 euros. Por eso es muy importante que conozcas qué dice la Ley al respecto, para que sepas cómo hacer tus campañas de mailing.

Esperamos haberte ayudado con esta información a que puedas hacer campañas de mailing cumpliendo la ley. ¿Te han quedado dudas? Podemos ayudarte.